(0054) 11-3220-8223
ventas@ajonegro.com

Propiedades del Ajo Cocido Orgánico

Propiedades del Ajo Cocido Orgánico

La sabiduría popular tiene muy claro que el ajo común es un antiparasitario natural formidable. Y es conocido que esta planta bulbosa tiene otras propiedades importantes, pero algunas personas tienen reparo a consumirlo por el aliento que deja en la boca o porque no es tan simple de digerir. Ahora bien, el ajo negro no solamente tiene atributos superiores al convencional –potenciando sus propiedades preventivas-, sino que supera aquellos problemas que se asocian con el ajo común. En efecto: el ajo negro surge a partir de una maduración natural del ajo, lo cual le otorga un sabor y una textura totalmente diferentes, suavizando el aroma y facilitando su natural digestión, además de otorgale su color negro característico. La maduración mencionada se consigue sometiendo al producto a condiciones de humedad y temperatura especiales durante un lapso determinado. Es decir, se lo somete a un proceso de maduración controlada. Como resultado se obtiene un tipo de ajo tostado por fuera, y negro por dentro. Además el ajo negro tiene una consistencia interna cremosa y blanda (al punto que hasta se puede untar), su sabor se suaviza, es algo más dulce y resulta menos intenso, y como resultado de ello no deja el típico olor en boca.

Uno de los datos más interesantes del ajo negro es que ofrece proteínas naturales en abundancia, y sus propiedades antioxidantes superan a las del ajo común. Además, este producto originario de Japón es rico en minerales, vitaminas y aminoácidos. Es sabido que las sustancias conocidas como “aminoácidos esenciales” son las que nuestro cuerpo no puede producir por cuenta propia, y por lo tanto tenemos que incorporar mediante la ingesta de alimentos, ya que de no contar con ellos estaríamos decaídos y más expuestos a las enfermedades (por disminución de defensas). Pues bien: existen 8 aminoácidos esenciales cuya presencia es clave para estar saludables, y todos ellos se obtienen al ingerir ajo negro. Esto colabora con la regeneración, reparación y conformación de ligamentos, tendones y articulaciones. Además esta variante del ajo tiene abundante vitamina C y antioxidantes (que retrasan el envejecimiento de las células).
Los especialistas recomiendan comer cada día entre 1 y 3 dientes de este tipo de ajo; y dicen que es mejor si se lo hace en horarios matutinos. Por lo demás, el ajo negro se puede ingerir como una pasta, acompañado por pan. En el caso concreto del ajo negro Oro Rubí, ingerir un diente es como comer una cabeza de ajo del producto convencional (a nivel de nutrientes y propiedades), con el beneficio adicional de no dejar prácticamente ninguna nota de olor en el aliento de la persona que lo ingiere.

Como se Obtiene el Ajo Cocido Orgánico

El ajo negro Oro Rubí es un producto que se cultiva y se elabora bajo estándares orgánicos certificados (es decir, que el proceso no se usan ni agroquímicos ni fertilizantes). Se produce en tierras mendocinas, donde se consiguen bulbos de una calidad excepcional. El proceso para obtener ajo negro involucra una cocción que se extiende durante un mes en condiciones controladas. Y luego hay una etapa de oxidación y reposo que dura otros 45 días. De este modo se consigue que mute la textura y el sabor, y se potencien sus propiedades. Durante la maduración natural –que tiene lugar en cámaras estancas- no se agregan ni aditivos ni condimentos. El color negro se genera como producto de este proceso: los aminoácidos y azúcares generan malanoidina, una sustancia de tonalidad negra.

Luego de concretarse este proceso, el sabor en boca es sutil y se aproxima al de las frutas secas, aunque en este caso es un producto de consistencia cremosa y blanda que no pica al contacto con las papilas gustativas. Y su olor también es suave.

El Ajo Cocido Orgánico Conserva todas las Propiedades sin las Molestias del Ajo Crudo

De tal suerte, el ajo negro surge a partir de un proceso natural que conserva los beneficios del ajo común e incluso los agudiza (particularmente en lo que refiere a las propiedades antioxidantes), evitando a los consumidores las cuestiones del mal aliento y las eventuales molestias digestivas que suele provocar el ajo convencional en algunas personas.

No es casual que las culturas orientales hayan incorporado este producto en su cocina desde tiempos inmemoriales. A nivel de las propiedades nutritivas y medicinales, el ajo negro mantiene las bondades del ajo común, e incluso agrega ventajas importantes.

Beneficios para la Salud

El ajo negro incrementa las defensas y ayuda a prevenir enfermedades, además de actuar como un antioxidante natural. Optimiza el rendimiento físico y actúa como una suerte de energizante natural. Tiene un efecto hipotensor, lo cual colabora para bajar el colesterol malo y favorece a quienes padecen de alta presión. Este producto además regulariza la actividad intestinal y favorece la digestión. Para los asmáticos y para quienes padecen inconvenientes respiratorios, es un producto muy apropiado. Y también protege a los alérgicos.

Adicionalmente, esta variante del ajo evita la calcificación (con o cual protege a las arterias) y colabora para limpiar los riñones, además de favorecer el fortalecimiento de los huesos. También ayuda a combatir la diabetes, aportando un mayor nivel de insulina. Es un producto antiestrés que calma la ansiedad y combate la depresión. Y también previene dolencias cardiovasculares al bajar la presión arterial, optimizar la circulación y reducir los triglicéridos y el colesterol en la sangre. Además de todas las propiedades mencionadas, reduce la migraña y -al igual que el ajo común- protege al organismo contra ciertas infecciones (gracias a componentes como los ajoenos y la alicina).