El mejor Ajo Negro del mundo

El mejor Ajo Negro del mundo

 

Por qué el Ajo Negro de Mendoza es considerado el de mejores propiedades en el mundo

En las tierras áridas, soleadas y bellas de Mendoza el ajo encontró un espacio privilegiado donde crecer, desarrollarse y desplegar sus formidables virtudes. Allí encontró un lugar donde expresar su potencial al máximo, gracias a las condiciones tanto del clima como de la tierra, que confluyen para favorecer la calidad del cultivo.

Históricamente el ajo surgió en la zona central de Asia. Esta área geográfica del planeta justamente tiene cualidades climáticas similares a las que se dan en las áreas semidesérticas de la provincia de Mendoza. El ajo negro es una preparación que se basa en una técnica milenaria. Pero su surgimiento como producto comercial es mucho más reciente en términos históricos.

El ajo negro es un ajo orgánico cocido que puede (o no) tener una certificación especial. El producto orgánico de Mendoza se considera como el de mayor calidad del planeta. Esto se debe a las singularidades tanto del clima como del suelo mendocino, que generan las condiciones para que los bulbos tengan un desarrollo especial, potenciando sus propiedades.

Un dato poco conocido es que en Mendoza el ajo genera incluso más puestos de trabajo que el vino. Buena parte de la producción de la zona se orienta hacia los mercados de exportación, teniendo como destino principal a Brasil.

Argentina exporta ajos de distintos tipos y de gran calidad, que pueden almacenarse por lapsos bastante prolongados en sitios secos y frescos sin refrigeración.

Importancia del clima en las propiedades del ajo

En tal contexto, Mendoza ofrece condiciones muy favorables para que crezca el ajo: hay agua de muy buena calidad, los niveles de contaminación son reducidos y no abundan las plagas. Por lo demás, el entorno desértico colabora para que se pueda cultivar un ajo de primerísimo nivel y cualidades superlativas.

El ajo negro comenzó a producirse en nuestro país hacia el año 2012, hace relativamente poco tiempo. Incluso en el resto del planeta también es un producto que comenzó a producirse en tiempos recientes.

El ajo negro es un derivado del ajo que surge al aplicar un proceso de cocción al ajo tradicional. Su sabor es más dulce y presenta ciertas reminiscencias de la ciruela disecada en la boca. Por lo demás la apariencia externa de este producto es más oscura que la del ajo blanco convencional.

Originalmente el ajo negro comenzó a comercializarse en Corea y Japón, aunque hoy China es seguramente el productor más relevante.

 

Importancia del suelo en las propiedades del ajo

Para su correcto cultivo y desarrollo, el ajo requiere de suelos con adecuado drenaje. Como concepto general, se adapta perfectamente a buena parte de las superficies donde habitualmente se plantan cereales. No obstante, le sientan mejor los suelos algo arcillosos, con buena cantidad de potasio y materia orgánica. Es decir que es un cultivo que tiene condiciones para desarrollarse en suelos sin gran fertilidad, que no dispongan de nitrógeno en abundancia.

Estas propiedades del cultivo “coinciden” a la perfección con las condiciones que ofrece el suelo mendocino. Esto permite que actualmente exista un desarrollo importante en la zona en torno a su producción y posterior comercialización.

 

Una bendición para la salud

Como se sabe, el ajo aporta innumerables beneficios: es un expectorante, antimicótico y antiparasitario natural. Además ayuda a controlar los triglicéridos, el nivel de insulina y el colesterol en sangre y también  eleva las defensas, entre otros aportes.

Como es sabido el ajo negro es ajo orgánico seleccionado sometidos a un cuidadoso proceso de cocción con temperaturas reguladas durante aproximadamente 30 días. Este proceso hace que en el caso del ajo negro, los beneficios que propicia el ajo convencional se multipliquen.

El ajo negro aporta 18 aminoácidos esenciales que permiten mantener las defensas altas. Y aporta los 8 aminoácidos claves que precisa el organismo humano para conservar la salud. Además, no deja rastros a nivel del aliento, como ocurre con el ajo blanco.

Este antioxidante natural tiene además propiedades energizantes, favorece la digestión y es conveniente para las personas con problemas respiratorios y con tensión elevada. Por todo esto al ajo negro se lo ha catalogado como un “superalimento”: su aporte a la prevención de dolencias y a la salud integral es enorme.

El producto se comercializa en bulbo, y en formato de pasta natural sin conservantes. No obstante, es recomendable averiguar la procedencia de los ajos de base que se emplean en la elaboración de estos productos. Esto es así ya que, los ajos orgánicos procedentes de Mendoza presenta un diferencial espectacular que se traducen luego en un producto de mayor calidad.

Resumen
Califique el producto
5 based on 1 votes
Marca
Ajo Negro Oro Rubí
Producto
Bulbos de Ajo Negro